El más moderno

Una guerra de marketing de letras creó un modelo de avión inexistente en Brasil

Varig y Real protagonizaron una curiosa disputa por el Super Constelación más moderno


Inicialmente, Varig había pintado el icónico Ícaro en el tanque de punta del ala de sus Super G, hasta que Real escribió Super H ...

El caso se convirtió en una leyenda en la historia de la aviación comercial brasileña, pero aún es desconocido para aquellos que acaban de aterrizar en este increíble universo. Para los veteranos, vale la pena volver a visitar esta sabrosa historia de la época dorada del transporte aéreo.

Con la gran cantidad de aviones de transporte que se convirtieron en excedentes con el final de la Segunda Guerra Mundial, y que se vendieron a precios muy bajos (un Douglas C-47/DC-3 se podía comprar por US$ 500), aparecieron en todo el mundo. innumerables aerolíneas, algunas de tan corta duración, que pronto se cayeron al olvido.

LEE TAMBIÉN

La mayoría se declaró en quiebra, muchas fueron adquiridas por otras y muy pocas sobrevivieron, construyendo sus flotas con los mencionados C-47/DC-3, además de C-54/DC-4, Curtiss C-46, Consolidated PBYCatalina, Lockheed Constellation y otros Esto hizo que el transporte aéreo de pasajeros y carga fuera más popular y, en consecuencia, los fabricantes comenzaron el desarrollo de aviones cada vez más modernos, rápidos y cómodos.

Algunas aerolíneas podían permitirse los nuevos modelos, pero las que no, recurrieron a pequeños trucos, que hoy llamaríamos una "guerra de marketing", para pretender que sus aviones eran más modernos que los de la competencia.

Un ejemplo bien conocido fue el de las compañías que usaron el viejo DC-4/C-54, de la época de la guerra, pero no pudieron comprar el nuevo Douglas DC-6: ya que la principal diferencia visual entre ellos era la forma de las ventanas (ovales en el DC-4 y cuadradas en el DC-6), pintaron cuadrados negros sobre las ventanas ovales, de modo que, al menos a distancia, parecían el modelo más nuevo.

Nace el Super I

Sin embargo, la mayor demostración de ingenio brasileño fue el uso de los únicos Lockheed Super I Constellation que existieron.

Todo comenzó en 1955, cuando Varig recibió su primer Lockheed L-1049G-2 Super Constellation, (PP-VDA, PP-VDB y PP-VDC). El pionero VDA ya tenía las ventanas cuadradas características, a diferencia de los L-049 a L-749 Constellation, que eran redondas, pero todavía tenía la nariz corta del modelo anterior. La diferencia en este caso se hizo por la ausencia del radar meteorológico, pero más tarde el modelo fue equipado con radar, con la nariz larga, una característica de los "Super". Ninguno de los primeros aviones de Varig tenía tanques de punta de ala, que eran opcionales y aumentaban el alcance del avión.

 

Observa la inscripción “Super H” en el tanque de punta de ala de Super Constellation de Real

Además de las diferentes ventanas, estos aviones tenían motores más potentes, hélices de paso variable y eran más grandes que los Constellation L-049/-149 de Panair do Brasil; Además, en la parte inferior de los estabilizadores verticales externos, habían escrito "Super G" en elegante cursiva.

En 1957, Varig comenzó a recibir otros tres Super G (PP-VDD, PP-VDE y PP-VDF), los dos últimos con tanques de punta de ala, mientras que al año siguiente la archirrival Real recibió sus cuatro L-1049H (PP-YSA, PP-YSB, PP-YSC y PP-YSD). La diferencia entre la serie G y la serie H era exclusivamente la posibilidad de que este último pudiera convertirse en un carguero, lo que se evidenciaba en el piso reforzado y una puerta de carga en el fuselaje. Pero solo un observador (muy observador) notaría que los aviones de Real tenían esa puerta de carga.

 

Observa la enorme “I” que pintó la Varig en los tanques de punta de ala de sus Super Constellation

Aprovechando la instalación de los tanques, Real escribió en ellos "Super H", lo que implicaba que serían más modernos que el "Super G" de Varig. Consciente de la estrategia del rival, la compañía de Rio Grande do Sul tuvo una idea muy creativa para hacer que sus Super G parecieran más modernos que los "Super H" de Real.

La solución fue aprovechar la capacidad de volar a varios destinos en todo el mundo, incluyendo el modelo que era la columna vertebral de los vuelos a los Estados Unidos, y escribir en los tanques "Super Intercontinental", con una enorme "I" roja. Desde la distancia, el pasajero podía leer "Super I", es decir, para un lego era obvio que la letra I viene después de la H, por lo tanto, el modelo sería más moderno.

Irónicamente, cuando en 1961, Varig compró Real, los Super H ganaron nuevos colores, incluido el "Super Intercontinental" en los tanques.

Nota: Como recordó nuestro lector Daniel Molina, años después la competencia por los más modernos continuó. Varig recibió su primer 737-200 poco después de Vasp, y luego bautizó sus aviones “737-200 Super Advanced”. Vasp devolvió con el “727 Super 200”.

Otro caso de guerra de marketing ocurrió con el Lockheed L-188 Electra, que en Brasil se llamó Electra II, en referencia al primer Electra, el L-10, y una forma de distanciar el modelo de los accidentes fatales que ocurrieron en los Estados Unidos con los primeros L-188.

Esta y otras historias las puedes encontrar en el libro 100 Curiosidades da Aviação.

SUSCRÍBETE A AERO MAGAZINE AL, CON HASTA 76% DE DESCUENTO

Por Santiago Oliver

Publicado em 8 de Abril de 2020 a las 14:00


Noticias Noticias de aviación aviones Varig Real Lockheed Super Constellation Constellation Douglas DC-6 DC-7