Trabajo remoto

La torre de control remoto entra en servicio en el aeropuerto de Londres

El centro de gestión del tráfico está a más de 140 km de la terminal de Londres.


Los controladores de vuelo utilizan cámaras de alta resolución y una red de alta velocidad para acceder a las imágenes del aeropuerto.

Después de la crisis de salud, el uso de servicios remotos, en particular las reuniones de equipo, se convirtió en algo común. Lo que pocos saben es que en la aviación desde hace varios años la torre de control remoto ha estado en funcionamiento, con controladores trabajando a decenas e incluso a cientos de kilómetros del aeropuerto.

El Aeropuerto de la Ciudad de Londres (LCY), ubicado en la parte central de la capital inglesa, ya no contará con el apoyo de controladores de vuelo presenciales. A principios de año se entregó el centro de control remoto del tráfico aéreo, ubicado en la ciudad de Swanwick, a 144 km de Londres.

Con la inauguración de los servicios, el Aeropuerto de la Ciudad de Londres se convierte en el primero en operar vuelos internacionales y no cuenta con una torre de control física operativa. El cambio en el sistema tiene como objetivo mejorar la eficiencia y permitir una expansión futura sin problemas. Antes de la pandemia, el aeropuerto de London City recibía alrededor de cinco millones de pasajeros al año, la mayoría de ellos para viajes de negocios.

El nuevo sistema cuenta con dieciséis cámaras de alta resolución, que transmiten datos en tiempo real a una vista panorámica de la torre remota. Además de los datos del radar, los controladores tendrán acceso panorámico a la pista, a través de 14 monitores unificados, a cámaras con múltiples lentes instaladas en un punto considerablemente más alto que las torres de control convencionales.

Se instaló una red de espinas metálicas en la estructura para evitar que las aves aterrizaran en el sistema. Además, cada cámara es autolimpiante para evitar que los insectos y la suciedad provoquen el desenfoque de las lentes. En caso de pérdida de señal de una de las cámaras, la otra puede asumir la función sin interrumpir las operaciones. Todos los datos se enviarán a través de una red de fibra óptica de alta velocidad.

El sistema de torre de control remoto se ha utilizado durante varios años en Suecia y Noruega, lo que permite que un solo centro de control tenga acceso a varios aeropuertos. La ventaja es la reducción de costos, combinada con la capacidad de gestionar con mayor precisión el tráfico aéreo en aeropuertos que antes no necesariamente tendrían torre de control, algo común en terminales con baja demanda.

 

Sepa mas...

Incluso lejos del aeropuerto, los controladores tienen una vista de 360 ​​grados y pueden hacer zoom en todo el espacio.

Los llamados RVT (Remote and Virtual Tower) proporcionan literalmente un servicio de torre realizado de forma remota. Actualmente, los RVT instalados en todo el mundo ya brindan servicios de emergencia y control terrestre y aeroportuario. Los expertos creen que la gama completa de servicios de tránsito aéreo definidos en el Documento 4444 de la OACI (Organización de Aviación Civil Internacional) puede integrarse plenamente en el futuro con los servicios remotos.

El proyecto básico fue presentado en 2002 por el DLR alemán (Deutsches Zentrum für Luft- und Raumfahrt) describiendo una sala de control de tráfico aéreo virtual con imágenes generadas por sensores y mostradas en pantallas de alta definición, a diferencia del modelo tradicional de un edificio instalado en el aeropuerto donde los controladores observan el movimiento a través de grandes ventanales. Entre las virtudes del sistema virtual está la posibilidad de generar imágenes de alta definición, que pueden detallar (y ampliar) áreas específicas del aeropuerto, permitiendo al controlador visualizar con precisión los movimientos. Esta característica es especialmente útil para el control de tierra, ya que permite al controlador realizar un seguimiento de los detalles de la operación que considera importante.

Los RVT cuentan con sistemas idénticos a los existentes en una torre convencional, es decir, comunicación de voz, meteorología, plan de vuelo y vigilancia. El tipo de servicio a prestar determina la configuración de los dispositivos instalados. Dependiendo de la complejidad del aeropuerto, considerando la densidad del tráfico y las condiciones climáticas predominantes, también se pueden instalar sistemas A-SMGCS, con radar de movimiento de superficie (SMR) y LAM (Local Area Multilateration).

 

En las bases de datos existentes, una red de datos transfiere las imágenes de alta definición y los sistemas aeroportuarios más relevantes al puesto de trabajo del controlador. Un conjunto de herramientas permite que el sistema comprima el video y transfiera las imágenes en alta definición con un uso reducido tanto de la banda de tráfico de datos como de la energía.

Uno de los mayores impulsores del concepto RVT es Sesar (Single European Sky ATM Research), una asociación público-privada europea que busca desarrollar un sistema ATM de alto rendimiento capaz de mejorar, para 2020, la eficiencia de los controles actuales. Entre los objetivos se encuentran una reducción de entre ocho y 14 minutos de tiempo de vuelo en áreas terminales, un ahorro de 300 kg a 500 kg de combustible y una reducción de la emisión de hasta 1.575 kg de CO2.

Dudas en el aire

La NATCA (Asociación Nacional de Controladores de Tráfico Aéreo) sigue siendo escéptica sobre el modelo remoto y plantea algunas dudas sobre el sistema. Una de las mayores preocupaciones de la entidad se refiere a la capacidad del controlador para notar y observar aeronaves pequeñas. En una torre convencional, además de la visión humana en sí, el binocular “veterano” ayuda y hace que sea más preciso observar el movimiento de la aeronave. En el modelo remoto, las cámaras con zoom permiten ampliar la imagen de un área decenas de veces, pero exigen segundos importantes entre la activación y la visualización efectiva de la escena ampliada en la pantalla. Además, su funcionamiento requiere cierta experiencia, ya que será necesario apuntar y mantener el objeto en el centro de la pantalla.

Otra preocupación señalada por los controladores se refiere a la capacidad de interpretar de manera eficiente y segura las referencias que se muestran en el monitor. Un avión visto en la pantalla será solo un objetivo con su posición mostrada en un área determinada, mientras que en una torre el controlador tiene la percepción de la posición real del "tráfico" en relación con el aeropuerto.

 

  • Recibe noticias de AERO directamente en Telegram haciendo clic aquí

 SUSCRÍBETE A AERO MAGAZINE AL, CON HASTA 76% DE DESCUENTO

Por Por Marcel Cardoso y Edmundo Ubiratan

Publicado em 30 de Abril de 2021 a las 18:03


Noticias noticias de aviacion londres inglaterra reino unido aviacion control atc