LAPA 3142

La peor tragedia de aviación en Argentina, 23 años sin condena

Otro 31 de agosto sin culpables por la tragedia de LAPA


Otro aniversario sin condenar a los culpables de la peor tragedia aérea de la Argentina. | Foto: creditos al autor.

  • Seguinos en el Instagram de AERO Magazine

Hoy, 31 de agosto, se cumple un nuevo aniversario de la tragedia de LAPA. El accidente tuvo lugar en el Aeropuerto Jorge Newbery de la ciudad de Buenos Aires, pocos minutos antes de las 21:00 hora local.

La aeronave de tipo Boeing 737-200, con registro LV-WRZ, perteneciente a la compañía de bajo costo LAPA (Líneas Aéreas Privadas Argentinas) se disponía a cumplir un itinerario regular y, por aquel entonces, el tramo más volado en la Argentina, Buenos Aires-Córdoba. El número de vuelo asignado era el LAPA 3142.

Si nos situamos fuera de la cabina de vuelo como espectadores o aficionados de la aviación veríamos un vuelo normal, a punto de despegar desde cabecera 13, maravillados por la “rush hour”, que era la banda horaria entre las 19:30 y las 21:00. La aeronave comenzó su rodaje rumbo al punto de espera de manera normal, detrás de otros tránsitos que también partían a la misma hora.

Pero dentro de la cabina no era una situación normal. Según los informes derivados de la decodificación de las “cajas negras”, más específicamente la CVR (Cabin Voice Recorder) se puede apreciar un ambiente de cabina fuera de lo ortodoxo y profesional, listas de chequeo incompletas y la presencia de personal no autorizado en la cabina, infringiendo la normativa de “cabina estéril”.

20:54 comienza la carrera de despegue de la aeronave desde la cabecera 13, cuando se aplica potencia a los motores, una advertencia comienza a sonar en la cabina, la cual es detectada por el primer oficial pero desestimada por el comandante bajo la frase “no, no, no, vos seguí” y poco después completó con “No sé qué es lo que es, pero es viejo está todo bien”. Dicha alarma era el indicador de que el avión no se encontraba configurado para el despegue, faltaba aplicar flaps.

Luego de este momento todos sabemos lo que sucedió, la aeronave no logró despegar ya que los 2.200 metros de la pista de Aeroparque no iban a ser suficientes para despegar sin flaps. Sin flaps se despega a mayor velocidad y recorriendo una distancia aún mayor en tierra, pero se puede despegar igual.

La aeronave había alcanzado la Velocidad de V2, velocidad a la cual cuando se llega se tiene que proceder con el despegue en caso de una emergencia, porque ya no habría pista suficiente para frenar. La aeronave nunca despegó, siguió su carrera traspasando las vallas del aeropuerto, cruzando la avenida Rafael Obligado, la cual estaba saturada de vehículos ya que era la hora del regreso a casa, y acabó estrellándose contra un pequeño terraplén a escasos metros de una garita de gas natural.

Creditos al autor.

Inmediatamente la aeronave comenzó a incendiarse, varios pasajeros pudieron escapar, algunos con heridas leves, otros con heridas graves, muchas de ellas producto de las quemaduras. Lamentablemente también la aeronave arrasó con algunos vehículos que cruzaban la intersección de la avenida Rafael Obligado y la Avenida Sarmiento, hoy esa intersección no existe y el lugar del accidente se encuentra dentro del predio del aeropuerto.

El Boeing 737-200 transportaba 95 pasajeros y 5 miembros de la tripulación, de los cuales sobrevivieron 37, y 65 personas resultaron fallecidas, entre ellas dos transeúntes que no se encontraban en el avión.

 

Investigación y sentencia judicial

Desde el 31 de agosto de 1999 al día de hoy, tras culminar la investigación correspondiente de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC), se llevó a cabo el juicio público para encontrar culpables y sentenciados, hecho que aún no ha sucedido.

Luego de arduas investigaciones, denuncias de ex-empleados, entre ellos Enrique Piñeyro, cineasta y piloto, presentación de pruebas y hasta la desvinculación de la Fuerza Aérea Argentina de la regulación de la aviación civil, salieron a la luz las incontables fallas de la empresa de bajo costo y las omisiones de protocolos de seguridad que ponían en riesgo a diario la vida de pasajeros, tripulaciones y civiles.

La empresa tenía una cultura de “hacer la vista gorda”, es decir, se omitían alarmas, advertencias, observaciones de las tripulaciones sobre el estado de las aeronaves. Esta actitud se culturiza y genera que las tripulaciones no le den la importancia adecuada a los sucesos anormales en las cabinas de vuelo, tal es el caso de la alarma de flaps que sonó durante la carrera de despegue del vuelo 3142 y el comandante respondió “No sé qué es lo que es, pero es viejo está todo bien”.

Creditos al autor.

En el film Whisky Romeo Zulú, del ex piloto de la compañía Enrique Piñeyro, cuya trama relata todas las anomalías de la empresa y la Fuerza Aérea, se observa una situación durante el despegue de un vuelo entre Iguazú y Buenos Aires, cuando los comandos de la aeronave comenzaron a vibrar de manera repentina, al llegar a Buenos Aires no le dieron importancia a la observación del piloto y la aeronave continuó operando.

Al cabo de unos meses, cuando Piñeyro ya se encontraba fuera de la compañía le llega por correo una caja proveniente de un empleado de mantenimiento de LAPA, la cual contenía una parte del timón de profundidad del avión completamente averiado. Esta parte era la que generó las vibraciones en aquel despegue desde Iguazú, hecho que de casualidad no terminó en tragedia.

Al día de hoy, como dijimos anteriormente, no se encontraron culpables. La causa tiene 32 acusados, entre los cuales están Gustavo Andrés Deutsch, presidente de LAPA, quien en una entrevista en televisión acusó a los pilotos librándose de toda culpa, el exjefe de la Fuerza Aérea brigadier general (retirado) Rubén Montenegro; el exjefe de la División Nacional de Aeronavegabilidad, brigadier (retirado) Juan Baigorria; el exjefe de la División de Habilitaciones, comodoro (retirado) Damián Peterson; el ex titular del Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial, comodoro (retirado) Diego Lentino; y el ex jefe del Comando de Regiones Aéreas, brigadier mayor Enrique Dutra y además trabó embargo por 60 millones de pesos sobre bienes de Deutsch y otros 11 directivos de LAPA.

Por los interminables procesos judiciales, los únicos dos condenados por el suceso fueron absueltos, ya que habían expirado los plazos legales, dejando a la causa impune y sin condenas.

Gustavo Deutsch falleció el 14 de septiembre de 2014 tripulando un Beechcraft Super King Air 300 matrícula LV-WLT. El informe de su accidente indica que cometió errores en la maniobra de la aeronave citada, y que no debería haber volado ese avión sin un copiloto entrenado.

 

Por Martin Romero

Publicado em 31 de Agosto de 2022 a las 15:59


Noticias noticias de aviacion aviacion avion aeronave lapa 3142 accidente buenos aires aeroparque boeing 737-200 low cost