Mantenimiento mal realizado

Investigadores encuentran partes de diferentes tamaños en Boeing estrellado

Los componentes del tren de aterrizaje del 757 tenían un diámetro diferente al establecido en el manual


El Boeing 757 de Icelandair sufrió una falla catastrófica después de aterrizar en Reykjavík

Los investigadores encontraron componentes incorrectos instalados en el tren de aterrizaje del Boeing 757 que se estrelló en Reykjavík el 7 de febrero. Un análisis mostró que las tuercas y las roscas se produjeron en un diámetro menor que el especificado en el manual de mantenimiento.

Durante el aterrizaje, después de tocar la pista, el soporte lateral del tren de aterrizaje principal se separó del soporte, llevando el sistema al colapso. Este soporte está conectado al tren de aterrizaje por medio de una rosca que, según la autoridad investigadora islandesa, fue sometido a una reducción de diámetro dos veces durante el trabajo de mantenimiento, realizado en 2008 y 2019, que requirió la fabricación de una tuerca especial más pequeña.

LEE TAMBIÉN

No es raro durante los procesos de mantenimiento volver a trabajar las roscas y tuercas, que sufren desgaste natural al operar cualquier equipo. Sin embargo, se requiere la remanufactura para cumplir con los parámetros mínimos, que están contenidos en los manuales de mantenimiento proporcionados por los fabricantes de aeronaves.

Las autoridades islandesas han recomendado llevar a cabo un control de seguridad en cuatro aeronaves más con servicio de Landing Gear Technologies, la compañía responsable de realizar trabajos de mantenimiento en el tren de aterrizaje del 757 estrellado, para garantizar que las piezas fabricadas cumplan con los requisitos de diseño.

Los investigadores encontraron que la tuerca del tren de aterrizaje era "demasiado grande" para sus roscas giratorias más pequeñas. Las grabaciones de la conversación de los pilotos momentos antes del incidente mostraron que la tripulación no tenía conocimiento de ningún problema con el tren de aterrizaje de la aeronave, y la información del registrador de datos de vuelo no reveló ninguna sobrecarga durante el aterrizaje.

Los investigadores descubrieron que la tuerca giratoria y una arandela asociada faltaban después del colapso, al ubicarse cerca del punto de aterrizaje del avión, también se encontró un tornillo de bloqueo para la tuerca en el sitio.

Icelandair y su operadora asociada, Cabo Verde Airlines, emitieron una recomendación de seguridad provisional sobre los controles del tren de aterrizaje. El informe final del accidente depende de la normalización del trabajo paralizado por el coronavirus.

SUSCRÍBETE A AERO MAGAZINE AL, CON HASTA 76% DE DESCUENTO

Por Gabriel Benevides

Publicado em 9 de Abril de 2020 a las 11:00


Noticias Noticias aviación avión Boeing 757 Islandia tren de aterrizaje Reykjavik Berlín incidente accidente aéreo