Generación del Milenio

El avión pilotado opcionalmente ingresa a las pruebas de vuelo finales

El modelo puede tener un piloto a bordo o ser operado por personal de tierra


Targus OVP es el primer avión con la opción de volar de forma remota o con un piloto a bordo

Un nuevo avión pilotado opcionalmente inició las pruebas de vuelo en España, ampliando las posibilidades de utilizar aviones con o sin piloto. El Targur OPV (Vehículo Pilotado Opcionalmente) fue diseñado para brindar soporte para misiones de búsqueda y rescate, extinción de incendios, protección ambiental y territorial y control del uso del suelo, entre otras aplicaciones.

El modelo está basado en la plataforma del avión italiano Tecnam P2006T, pero se diferencia de la versión original en que cuenta con un complejo sistema que le permite operar de forma remota o con un piloto a bordo. En los primeros vuelos, el Targus OPV tendrá todos sus sistemas integrados de radar y vigilancia electroóptica transmitiendo a la estación de control en tierra.

Recientemente, entre junio y julio, Targus ha completado una primera serie de pruebas que demostraron su capacidad para ser pilotado de forma remota en tierra y volar de forma autónoma. En la fase actual, la aeronave probará todos sus sistemas de misión, que incluyen el radar Seaspray 5000E electroóptico e infrarrojo de alta resolución (FLIR UltraForce 275-HD o Wescam MX-10), así como el sistema de identificación automático marítimo, que recopilar y enviar datos a la estación de control en tiempo real.

 

[Colocar Alt]

Targus OVP se basa en el bimotor italiano Tecnam P2006T

Aunque existen varios modelos de drones con capacidad similar, operando de forma completamente remota, el objetivo de la OPV de Targus es reducir los costos de adquisición de operar este tipo de aeronaves. Al permitir que sea operado por un piloto a bordo, el modelo amplía las opciones de uso, que en determinadas situaciones pueden beneficiarse de la presencia humana a bordo. Una de las características más llamativas del proyecto es que incluso volando por medio del pilotaje remoto, como un dron, el Targus puede operar en un espacio aéreo no segregado, como ocurre con la mayoría de los aviones del mundo. Ningún otro dron en desarrollo había obtenido previamente una licencia para realizar vuelos como estos en España, lo que supone un hito para la industria aeronáutica. Sin embargo, por razones de seguridad, todas las pruebas se realizan en condiciones aprobadas por EASA, la agencia europea de aviación, bajo un protocolo especial de comunicación establecido con el control aéreo del aeropuerto de Santiago de Compostela.

 

La nueva fase de pruebas de vuelo permitirá el desarrollo final del primer avión pilotado opcionalmente, convirtiéndolo también en uno de los drones más grandes de la actualidad, con 1,25 toneladas, once metros de envergadura y equipado con dos motores ROTAX 912 S3 de 100 CV cada uno.

Por ahora, Targus sigue volando con un piloto a bordo, que es el responsable de despegar y aterrizar el avión. En vuelo, el sistema es asumido por un equipo de tierra, que luego controla el avión. La opción de mantener al piloto en la cabina hizo posible avanzar más rápidamente en el programa de pruebas, al tiempo que reducía costos y riesgos.

El proyecto también propone una gran ventaja operativa para los usuarios, que podrán sobrevolar zonas urbanas de forma tripulada o aterrizar en aeropuertos sin restricciones y volar sin piloto cuando lleguen al área de operaciones.

SUSCRÍBETE A AERO MAGAZINE AL, CON HASTA 76% DE DESCUENTO

Por Edmundo Ubiratan

Publicado em 23 de Noviembre de 2020 a las 10:05


Noticias Noticias de aviación tripulación Tecnam P2006T Targus OVP