El fantasma soviético de la burocracia

Accidente en Rusia revela que el país puede tener miles de pilotos sin conocimientos básicos

Desde 2007 más de 550 licencias han sido suspendidas de pilotos que no han hecho curso de pilotaje


El reciente accidente con un Superjet 100, que mató a 41 personas tras un aterrizaje de emergencia en Moscú, llevó a las autoridades rusas a abrir una investigación contra la propia organización de aviación civil del país.

El Fiscal General de Rusia, Yury Chaika, en audiencia en el Parlamento, declaró que 550 pilotos tuvieron sus licencias suspendidas por falta de aptitud y habilidad, y otros 160 certificados de vuelo ya fueron anulados en el país tras inspecciones del Ministerio Público.

Entre los problemas encontrados estaban la falta de conocimientos técnicos por parte de los pilotos, incluyendo profesionales de compañías aéreas, muchos sin competencia para resolver situaciones de emergencia. De acuerdo con el fiscal, el sistema de aviación ruso sufre con una continua falta de objetivos y no tiene un programa de seguridad definido. "La cuestión del entrenamiento dedicado de pilotos sigue siendo urgente", advirtió Chaika.

LEE TAMBIÉN

 

El fiscal general de Rusia, Yury Chaika, en audiencia en el Parlamento.Foto: duma.org.ru

El Fiscal General aún criticó de forma contundente el Ministerio del Transporte Ruso y la agencia de aviación civil, Rosaviatsia, afirmando que el gobierno descuidó históricamente patrones mínimos de entrenamiento y mantenimiento.

El problema con competencia puede estar vinculado, entre otros, con la falta de escuelas de instrucción en Rusia, así como la casi ausencia de instalaciones apropiadas y de instructores calificados. Dos centros de entrenamiento fueron cerrados tras constatarse que no tenían condiciones mínimas de ofrecer un curso adecuado a los pilotos. También hubo casos de aviadores que recibieron licencias de piloto comercial después de cursar programas de entrenamiento incompletos. El temor del Fiscal General es que cientos o miles de licencias han sido emitidas a lo largo de los últimos años sin que el piloto haya recibido el entrenamiento adecuado.

Otra denuncia se refiere a la finalización deficiente de las autoridades de aviación, haciendo generalmente que aeronaves con mantenimiento irregular mantengan sus certificados de aeronavegabilidad al día. Después del accidente con el Superjet 100, un grupo de investigadores vinculados al Gabinete del Procurador General encontró 400 aeronaves con mantenimiento irregular o incorrecto. De acuerdo con informe parte de los problemas está relacionado al modelo confuso y burocrático que la Rosaviatsia regula y fiscaliza el sector.

Chaika también criticó al Ministerio de Transportes por no haber elaborado y ratificado procesos legales referentes a los procedimientos de certificación de aeronaves, de procesos de producción y entrenamiento del personal de la aviación civil.

El reciente accidente con un Superjet 100, que mató a 41 personas tras un aterrizaje de emergencia en Moscú, llevó a las autoridades rusas a abrir una investigación contra la propia organización de aviación civil del país.

El Fiscal General de Rusia, Yury Chaika, en audiencia en el Parlamento, declaró que 550 pilotos tuvieron sus licencias suspendidas por falta de aptitud y habilidad, y otros 160 certificados de vuelo ya fueron anulados en el país tras inspecciones del Ministerio Público.

Entre los problemas encontrados estaban la falta de conocimientos técnicos por parte de los pilotos, incluyendo profesionales de compañías aéreas, muchos sin competencia para resolver situaciones de emergencia. De acuerdo con el fiscal, el sistema de aviación ruso sufre con una continua falta de objetivos y no tiene un programa de seguridad definido. "La cuestión del entrenamiento dedicado de pilotos sigue siendo urgente", advirtió Chaika.

El fiscal general de Rusia, Yury Chaika, en audiencia en el Parlamento.Foto: duma.org.ru

El Fiscal General aún criticó de forma contundente el Ministerio del Transporte Ruso y la agencia de aviación civil, Rosaviatsia, afirmando que el gobierno descuidó históricamente patrones mínimos de entrenamiento y mantenimiento.

LEE TAMBIÉN

Atrasado en casi una década el reactor japonés deberá cambiar el proyecto

Boeing 787 se convierte en modelo ideal en rutas de largo recorrido

El problema con competencia puede estar vinculado, entre otros, con la falta de escuelas de instrucción en Rusia, así como la casi ausencia de instalaciones apropiadas y de instructores calificados. Dos centros de entrenamiento fueron cerrados tras constatarse que no tenían condiciones mínimas de ofrecer un curso adecuado a los pilotos. También hubo casos de aviadores que recibieron licencias de piloto comercial después de cursar programas de entrenamiento incompletos. El temor del Fiscal General es que cientos o miles de licencias han sido emitidas a lo largo de los últimos años sin que el piloto haya recibido el entrenamiento adecuado.

Otra denuncia se refiere a la finalización deficiente de las autoridades de aviación, haciendo generalmente que aeronaves con mantenimiento irregular mantengan sus certificados de aeronavegabilidad al día. Después del accidente con el Superjet 100, un grupo de investigadores vinculados al Gabinete del Procurador General encontró 400 aeronaves con mantenimiento irregular o incorrecto. De acuerdo con informe parte de los problemas está relacionado al modelo confuso y burocrático que la Rosaviatsia regula y fiscaliza el sector.

Chaika también criticó al Ministerio de Transportes por no haber elaborado y ratificado procesos legales referentes a los procedimientos de certificación de aeronaves, de procesos de producción y entrenamiento del personal de la aviación civil.

Aeroflot 1492 

El 5 de mayo el vuelo Aeroflot 1492 se accidentó durante un aterrizaje forzado en el aeropuerto internacional de Sheremetyevo, en las afueras de Moscú, victimando 41 personas. Según las autoridades el Sukhoi Superjet 100 (el primer avión comercial completamente proyectado en Rusia tras el colapso de la Unión Soviética) estaba con todos sus sistemas operando normalmente, el aterrizaje se realizó de forma poco usual, extrapolando límites estructurales de la aeronave. Después del aterrizaje la aeronave rompió sus tanques de combustible iniciando un incendio. El procedimiento de aterrizaje y de evacuación de emergencia está bajo el análisis de las autoridades, que han encontrado una serie de errores primarios.

Según Sergey Furgal, gobernador de Khabarovsk, donde se encuentra la planta industrial que produce los Superjet 100, la investigación preliminar apunta como falla humana el motivo del fracasado aterrizaje forzado. "Fueron los pilotos que cometieron varios errores durante el aterrizaje, ya sea por falta de experiencia o por estrés", afirmó Furgal. El avión se estaba acercando a la pista en un ángulo equivocado y con una velocidad excesiva.

El grabador de datos apunta que la aeronave sobrepasó en 900 m el punto ideal de toque, manteniendo una velocidad de 290 km/h, mientras que lo usual sería en aquel momento una velocidad cercana a 220 km/h. Al tocar la pista el avión generó una fuerza-g equivalente a 2,55g, "saltando" cerca de 2 m. Dos segundos después un nuevo toque en la pista, esta vez con la pierna delantera del tren de aterrizaje, con una fuerza de 5,85 g, que forzó la aeronave de vuelta al aire, esta vez subiendo por unos 6 m, antes de regresar al suelo y exceder las cargas estructurales previstas en el proyecto.

Aunque el accidente aún está siendo investigado por las autoridades, Aeroflot, negó las alegaciones del gobernador, considerando "un intento descarado de presionar la investigación".

SUSCRÍBETE A AEROMAGAZINE/AL CON DESCUENTO

Edmundo Ubiratan/Santiago Oliver

Publicado em 25 de Junio de 2019 a las 12:00


Noticias Sukhoi Superjet 100 Sheremetyevo